jueves, 1 de diciembre de 2011

Amor al prójimo

Comenzó a aprender alemán, pero se cansó enseguida. Con lo poco que le gustaba comunicarse en su propio idioma, le parecía infernal tener que hacer el esfuerzo adicional de ordenar palabras desconocidas para decir cosas sin importancia a personas que no le interesaban en absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario